La UGT de Catalunya dona el salt a la web 2.0 i al canal audiovisual per internet

Bé, després de mesos de treball hem pogut donar el tret de sortida al nou portal web de la UGT de Catalunya, que podeu visitar aquí: www.ugt.cat. Aquest portal s'ha realitzat en Joomla i utilitzem desenvolupaments propis i programari lliure, amb lo que hem estalviat en €, però que ha implicat molta més feina de lo que suposa normalment contractar a una empresa externa que ens faci tota la feina dura de programació i adaptació.

El portal es troba enfocat més cap a la internet 2.0: s'integren els continguts de la blogosfera sindical, esta dissenyat per a que els continguts puguin ser difosos a plataformes de xarxes socials i té la base per continuar creixent en aquesta línia.

El canal audiovisual de la UGT, www.canalugt.tv, es potser lo més innovador… hem integrat en una plataforma WordPress el que era l'antic videoblog i a més hem pogut donar-li unes quantes voltes. Els companys realitzen documentals, reportatges i noticies que són reproduides en aquest canal. També fem emissió en directe d'alguns actes, etc… i a diferència d'altres projectes audiovisuals, el vídeo es troba integrat plenament en la pàgina inicial.

Com podeu veure i no podia ser d'altra manera hem fet una petita presentació de les funcionalitats del portal en vídeo.

[@more@]



Comentaris tancats a La UGT de Catalunya dona el salt a la web 2.0 i al canal audiovisual per internet

La UGT de Catalunya dona el salt a la web 2.0 i al canal audiovisual per internet

Bé, després de mesos de treball hem pogut donar el tret de sortida al nou portal web de la UGT de Catalunya, que podeu visitar aquí: www.ugt.cat. Aquest portal s'ha realitzat en Joomla i utilitzem desenvolupaments propis i programari lliure, amb lo que hem estalviat en €, però que ha implicat molta més feina de lo que suposa normalment contractar a una empresa externa que ens faci tota la feina dura de programació i adaptació.

El portal es troba enfocat més cap a la internet 2.0: s'integren els continguts de la blogosfera sindical, esta dissenyat per a que els continguts puguin ser difosos a plataformes de xarxes socials i té la base per continuar creixent en aquesta línia.

El canal audiovisual de la UGT, www.canalugt.tv, es potser lo més innovador… hem integrat en una plataforma WordPress el que era l'antic videoblog i a més hem pogut donar-li unes quantes voltes. Els companys realitzen documentals, reportatges i noticies que són reproduides en aquest canal. També fem emissió en directe d'alguns actes, etc… i a diferència d'altres projectes audiovisuals, el vídeo es troba integrat plenament en la pàgina inicial.

Com podeu veure i no podia ser d'altra manera hem fet una petita presentació de les funcionalitats del portal en vídeo.

[@more@]



Comentaris tancats a La UGT de Catalunya dona el salt a la web 2.0 i al canal audiovisual per internet

La UGT de Catalunya dona el salt a la web 2.0 i al canal audiovisual per internet

Bé, després de mesos de treball hem pogut donar el tret de sortida al nou portal web de la UGT de Catalunya, que podeu visitar aquí: www.ugt.cat. Aquest portal s'ha realitzat en Joomla i utilitzem desenvolupaments propis i programari lliure, amb lo que hem estalviat en €, però que ha implicat molta més feina de lo que suposa normalment contractar a una empresa externa que ens faci tota la feina dura de programació i adaptació.

El portal es troba enfocat més cap a la internet 2.0: s'integren els continguts de la blogosfera sindical, esta dissenyat per a que els continguts puguin ser difosos a plataformes de xarxes socials i té la base per continuar creixent en aquesta línia.

El canal audiovisual de la UGT, www.canalugt.tv, es potser lo més innovador… hem integrat en una plataforma WordPress el que era l'antic videoblog i a més hem pogut donar-li unes quantes voltes. Els companys realitzen documentals, reportatges i noticies que són reproduides en aquest canal. També fem emissió en directe d'alguns actes, etc… i a diferència d'altres projectes audiovisuals, el vídeo es troba integrat plenament en la pàgina inicial.

Com podeu veure i no podia ser d'altra manera hem fet una petita presentació de les funcionalitats del portal en vídeo.

[@more@]



Comentaris tancats a La UGT de Catalunya dona el salt a la web 2.0 i al canal audiovisual per internet

La viabilidad de la opción independentista

Esta semana Miguel Núñez, ha publicado un artículo “Crítica al independentismo en España “ atacando a la opción independentista basándose en argumentos legales y constitucionales. Mi enfoque es diferente, la independencia de un territorio tal vez sea algo más inevitable si una inmensa mayoría de los ciudadanos de ese territorio así lo deciden por mucho que los mecanismos de autoprotección y unión del estado establezcan lo contrario.

Image

Aprovecharé los propios argumentos de Miguel para intentar refutar parte de su espíritu e intentar acercar las respuestas hacia mi tesis aprovechando el enfoque de su artículo original. Sin ser independentista (y mucho menos nacionalista), sí que parto que la sociología establece al final el modelo de estado en que configuramos la estructura institucional. Si una inmensa mayoría de catalanes, por poner un ejemplo, deseáramos la independencia es algo que debería ser negociado pero a la larga inevitable; para mí reivindicar el derecho a la autodeterminación es luchar por algo que ya de por sí deberían tener y de hecho tienen todas las comunidades políticas, por tanto es algo por lo que no lucho, simplemente la comunidad política catalana se autodetermina en todas y cada una de las convocatorias electorales (al menos las “nacionales” al Parlament), y expresa el apoyo a las opciones independentistas, a las federalistas y a las soberanistas. El día que el independentismo obtenga un verdadero apoyo electoral mayoritario y a su vez sea capaz de impulsar un proyecto segregacionista serio y con cara y ojos, y que además tenga el apoyo de la comunidad política catalana, al final será inevitable que esta se produzca.

A pesar de ello no puedo evitar de observar los argumentos que Miguel Núñez expone en su artículo, y entraré en ellos para intentar refutarlos:

Actualmente la propia propuesta, la conclusión mejor dicho, sería ilegal. No así tanto el camino. Quiero decir que si, dentro de los Estatutos y la Constitución, los grupos políticos mayoritarios de determinada Autonomía apostasen, explícita e inequivocamente, por la segregación, digamos que la legalidad vigente “implosionaría”. Se entraría en una paradoja jurídica interesante; aunque los Estatutos no reflejan esta posible situación, serían los propios Estatutos las primeras víctimas, y teniendo en cuenta que la Constitución se sostiene sobre una lógica piramidal evidente, de la sociedad el Estado y no al revés, una posible Asamblea Constituyente de Cataluña o Euskadi sería, no tanto ilegal, que también, si no sobre todo alegal, es decir, no estaría reflejada como contrapuesta en una figura legal explicita, pero su desencadenante evidente sí sería contrario a lo consagrado como exclusivamente lícito en la Constitución y Estatutos.

Aunque es cierto que en la Constitución no se contempla la opción de una asamblea constituyente catalana, por poner un ejemplo, es también un subterfugio legal para eludir un problema político. Si planteamos la situación extrema en que un 90% de la población de Catalunya decide que su deseo es fundar un estado propio, sólo nos podemos oponer por dos vías: la viabilidad del estado catalán lo hace ridículamente imposible, o bien existe un fundamento de lo que intenta defender esa constitución, de esos principios de derechos básicos que estemos violando por el hecho de buscar vías extraconstitucionales y alegales para conseguir la independencia de un territorio.

[@more@]

Por viabilidad del estado Catalunya es equivalente en muchos sentidos, por población, cohesión social, incluso en riqueza por cápita, a algunos estados europeos y ese no sería el verdadero problema, ese no sería el problema como bien indica el mismo autor en su artículo, el problema radica tal vez en que haya principios democráticos que la constitución salvaguarda que se vean violados por un proceso de independencia alegal.

Al haber un apoyo social más que evidente hacia la independencia el estado no estaría sirviendo a esta comunidad política si enfrentáramos una comunidad política, la catalana, que expresa su deseo de independencia claro y de forma inequívoca, y que no puede ejercer pasos hacia la independencia porqué el resto de la comunidad política mayor a la que pertenece se lo impide. Aquí chirriaría la constitución por ser obviada por un proceso de independencia, pero es posible que el chirrío sea aún más grave en los propios principios que la constitución intenta salvaguardar. La viabilidad del estado español no estaría en cuestión si algunos territorios se segregaran, otros estados más pequeños, han sufrido cercenaciones territoriales más graves sin que se viera comprometida la viabilidad… y por tanto deje a una comunidad política desvalida con un estado extremadamente pequeño y débil incapaz de garantizar los derechos individuales y los servicios del estado del bienestar necesarios. España es viable sin Catalunya y viceversa.

Por tanto la “lesión” que sufriría la comunidad política española por perder los efectivos catalanes, por poner un ejemplo, no justificaría el obligar a la comunidad política catalana a no independizarse. Estaríamos obligando a una comunidad política (y por tanto a los individuos que la componen) a someterse a un proyecto colectivo en contra de su dignidad y deseos personales, sin que, además, esté justificado en un bien superior o en el interés general, sinó en el puro interés de la mayoría que somete a esa minoría.

Y por muy constitucional que esto sea, comienzo a pensar que no sería democrático, o al menos la opción de que los países puedan definir su independencia si la gran mayoría de la población así lo desea tal vez sea más democrático que la actual situación constitucional.

Si el Estatuto aprobado en primera instancia no es segregacionista, hay lugares comunes, si hay lugares comunes, habrá que negociarlo con la otra parte, por eso una delegación autonómica presenta la propuesta en el Parlamento y se debate y negocia allí; es una propuesta de convivencia de esa autonomía con el resto de España, así que no solo es lógica esa frase del proceso, es que además es lo más democrático, y es lo que plantea la Constitución española como proceso de reforma básico para todos los Estatutos de Autonomía.

Primera cuestión y que fundamenta las tesis independentistas. Si los estatutos que se reforman fueran insatisfactorios para los ciudadanos de los territorios potencialmente independentistas porqué constantemente ese debate parlamentario los rebaja en sus pretensiones, es un argumento más bien a favor de las tesis independentistas. Es verdad que la estructura del estado, planteada desde un estatuto más federalista, tiene que ser pactada por el conjunto del estado, eso es cierto, pero si ese pacto no es posible, o resulta insatisfactorio para los ciudadanos de un territorio siempre queda la opción para no pactar.

Las constituciones se han construido sobre alegalidades sobre el sistema anterior y existen diversas experiencias de países que se han constituido en estado a pesar de la legalidad constitucional anterior porqué el peso de la sociología ya no permitía ese subterfugio legal. El capítulo 8º de la constitución española y su indivisibilidad no puede obligar a estar atado a un estado a los ciudadanos de un territorio si estos mayoritariamente y de forma reiterada expresan su deseo de independizarse. Un señor de Murcia ha de poder decidir como será la relación de Catalunya dentro del estado español, como ciudadano de ese estado, pero si los catalanes optásemos por independizarnos, a lo máximo que democraticamente debería aspirar a decidir serían las condiciones en las que marchamos del estado español, no el hecho de poder marchar. Obviamente a fuerza de imponer una legalidad que no es capaz de dar respuesta a un problema político y social como una hipotética Catalunya con el 80% de personas activamente volcadas por el independentismo, o a fuerza de una hipotética coacción militar puede obligar a los catalanes a permanecer dentro del estado español en contra de su voluntad. Pero entonces no estamos asumiendo ciertos principios de la democracia, como es que ningún proyecto colectivo se sobreponga a la dignidad de ningún individuo ni se imponga condiciones draconianas a ninguna minoría [aunque ultramayoritaria en una región], y en base a una constitución que ha de servir a los principios democráticos y las libertades individuales (que se expresan también como reivindicaciones colectivas y proyectos políticos compartidos) estaríamos yendo precisamente en contra de esos principios.

Es obvio que el respeto a la legalidad vigente es algo innegable para que pueda existir un estado de derecho, pero cuando las medidas de reforma llegan a un punto sin retorno, si aunque el independentismo pueda conseguir calar en un 100% de la población de un territorio estos no podrán serlo porqué el resto de ciudadanos de otros territorios del estado no lo desean, estaremos en un punto donde la legalidad estará yendo en contra de sus objetivos que son la convivencia, el respeto de las libertades, la promoción de la autonomía personal, el establecimiento de unas normas de consenso y de convivencia, y la búsqueda de la paz social.

Si la respuesta por parte del “sistema” es en este caso decirle a una comunidad política que aunque consiguiera el 100% de personas convencidas por una opción independentista activa no lo puede conseguir porqué el resto de una comunidad política mucho más amplia a la que pertenecen no les dejará nunca, es cerrar puertas. Yo no puedo aceptar un sistema democrático que cierre la opción a que una comunidad política viable defina su futuro de forma independiente si esta así lo decide, y me cuesta mucho entender como más democrática la opción en la que una comunidad política mayor puede someter arbitrariamente a una menor sin estar justificado por un bien superior (como la viabilidad de la comunidad política superior). Si ese es el mensaje: la constitución marca el límite, nunca podrás independizarte si el resto del estado no quiere, por más que el consenso en tu país/nación/autonomía sea el más amplio, por más que los ciudadanos catalanes lo consideren esencial, nunca jamás podréis independizaros ya que la comunidad política española no lo va a querer; entonces aquí estamos ante un sistema que podría provocar fallos por los cuatro costados.. la constitución ha dejado de servir a los intereses de los derechos individuales y como herramienta de protección de la democracia para ser herramienta de control político de una ideología concreta (nacionalista española) sobre cualquier otra posible forma de funcionar dentro del juego democrático.

En el hipotético caso de que esto se dé, al final la comunidad política catalana no podrá más que ejercer su derecho a ser independientes y de una forma más o menos alegal, con mayor o menor reacción de fuerza y coacciones por parte del resto del estado español, pero sería ineludible que la situación de mayor equilibrio y sostenible en el tiempo y además aquella que es más democrática es en la que Catalunya se vuelve independiente.

Sé que este no es el escenario actual, si tenemos que valorar los resultados electorales y lo que ha decidido la mayoría de catalanes en el referéndum del Estatut, los catalanes no estamos buscando la independencia, sinó otra forma de autogovierno y reducir el déficit fiscal ya que no somos relativamente tan ricos como antes y nuestra solidaridad territorial tiene que ir más acorde con nuestra riqueza actual y el crecimiento que otros territorios ya han tenido. Pero aunque la opción real está muy lejos de que los ciudadanos de Catalunya reivindiquemos la independencia con unas mayorías aplastantes, si que es bueno plantear que en el caso de que esta realidad cambiara, al final hay una salida más democrática que la lectura directa de lo que la constitución contempla como posibilidades a la independencia. La Constitución ha de estar al servicio de las personas y de las comunidades políticas y no al revés, e incluso si su diseño de reforma está hecho para que jamás de los jamases la unidad del estado pueda ser cuestionada, esta Constitución también ha de ser la de los independentistas y si no lo és, entonces es que está mal redactada: la Constitución ha de proteger y dar paragua a los centralistas, pero también a los soberanistas, han de saber que si vencen en su comunidad política van a poder llevar a cabo el proyecto político por el que les han votado, a menos que violen algún principio democrático o provoquen un mal mayor… cosa que hemos visto que no es así.

Por último analizo el tema de la identidad nacional que perfila Miguel Núñez:

Uno puede dormir todas las noches envuelto en la bandera catalana, hablar las 24 horas en catalán, escribir en catalán, y ser así, un perfecto español, sin nada que añadir o quitar. Quizás el mayor error de la derecha española siempre haya sido ese; unir el sentirse parte de este país a una forma única de ser. Sin embargo, otro error de los llamados nacionalismos periféricos es destruir esa convivencia a base de explotar, artificiosa e interesadamente, sentimientos de indignación por la “dominación antidemocrática del Estado español”, y demás cosas, operaciones planificadas desde las cúpulas de ciertos partidos para mantener en un estado de indignación latente a los nucleos duros de sus electorados, que son los pilares de su poder político.

Hoy en día las diferencias culturales ya no pueden ser un problema para nada, y creo que al final, el desenlace lógico es que el PNV, CIU y otros partidos, se reconviertan a partidos que solo se muevan en las dicotomías del eje izquierda-derecha, disolviendo la relevancia del hecho identitario como elemento de juego político, que la importancia que debe tener, como elemento de controverdsia pública, es completamente nulo.

ImageLa identidad nacional no es objeto valadí.. ya hablé de ello en un artículo anterior. La identidad nacional, como otros elementos personales e ideológicos conforman parte de la identidad personal y por tanto son vitales para lo que sienten y viven de sí mismos los ciudadanos. No me siento nacionalista, pero la comunidad política con la que te identificas (o la pluralidad de comunidades políticas con la que te identificas) marca mucho lo que pensamos de nosotros mismos, no es sólo coyuntural de un momento de fervor nacionalista, sinó que configura nuestras personalidades y nuestra identidad. Está totalmente ligado a nuestra intimidad y no podemos considerarlo tan sólo como un mecanismo de control social inducido por X partidos o organizaciones. Para alguien que su identidad nacional no está en jaque puede que no identifique ese problema, si alguien está a gusto con la situación actual no lo verá como un problema o algo importante, pero para los ciudadanos que su identidad nacional no es conforme con la situación real y no tienen reconocimiento institucional de ella no es algo que les deje parados. No estamos hablando de un capricho o una moda.

Por otro lado, lo que también fomenta una desafección con una identidad nacional española es una relación que se percive (y que al menos los números que manejamos desde aquí y que el propio Solbes reconoce) es que esta es insorportablemente asimétrica y que estamos dando más que lo que recivimos y lo que podemos ser solidarios. Que nuestro desarrollo como país se ve lastrado por una asimetría brutal en el tratamiento histórico que desde la administración del estado se ha dado en nuestro territorio. En esto hay bastante cohesión y conformidad y así lo indican las encuestas, como también la postura oficial de todos los partidos con representación parlamentaria excepto el PP y Ciudadanos, ambos bastante marginales electoralmente. Si la identidad nacional catalana es atacada sistemáticamente tanto desde las tribunas periodísticas o políticas, pero también desde los que no la entienden sin pertenecer a la comunidad política catalana, y si el trato que se percive es asimétrico e injusto, el independentismo prosperará, y no sólo eso, la identidad nacional mixta española y catalana será más difícil de mantener.

En esto, a la comunidad política catalana no se la puede obligar a elegir, por el momento si “se quiere más a papá o a mamá”, en una gran mayoría del 80% los catalanes nos sentimos catalanes y españoles en mayor medida una y otra identidad, sin demasiados problemas y sin que ello signifique ninguna dicotomía extraña. Igual que en Catalunya tenemos que velar porqué la minoría extrictamente españolista no se sienta agredida en su identidad nacional, o porqué la mayoría que tiene una parte de su identidad nacional puesta en España compartida con la identidad nacional catalana no sienta cierto repelús al escuchar según que periodista a sueldo público (tal y como alertaba el diputado del PSC, Joan Ferran), desde el otro lado se debería ser cuidadoso en no atacar la identidad nacional de los que sienten que su comunidad política prioritaria es la catalana y no la española.

Comentaris tancats a La viabilidad de la opción independentista

La viabilidad de la opción independentista

Esta semana Miguel Núñez, ha publicado un artículo “Crítica al independentismo en España “ atacando a la opción independentista basándose en argumentos legales y constitucionales. Mi enfoque es diferente, la independencia de un territorio tal vez sea algo más inevitable si una inmensa mayoría de los ciudadanos de ese territorio así lo deciden por mucho que los mecanismos de autoprotección y unión del estado establezcan lo contrario.

Image

Aprovecharé los propios argumentos de Miguel para intentar refutar parte de su espíritu e intentar acercar las respuestas hacia mi tesis aprovechando el enfoque de su artículo original. Sin ser independentista (y mucho menos nacionalista), sí que parto que la sociología establece al final el modelo de estado en que configuramos la estructura institucional. Si una inmensa mayoría de catalanes, por poner un ejemplo, deseáramos la independencia es algo que debería ser negociado pero a la larga inevitable; para mí reivindicar el derecho a la autodeterminación es luchar por algo que ya de por sí deberían tener y de hecho tienen todas las comunidades políticas, por tanto es algo por lo que no lucho, simplemente la comunidad política catalana se autodetermina en todas y cada una de las convocatorias electorales (al menos las “nacionales” al Parlament), y expresa el apoyo a las opciones independentistas, a las federalistas y a las soberanistas. El día que el independentismo obtenga un verdadero apoyo electoral mayoritario y a su vez sea capaz de impulsar un proyecto segregacionista serio y con cara y ojos, y que además tenga el apoyo de la comunidad política catalana, al final será inevitable que esta se produzca.

A pesar de ello no puedo evitar de observar los argumentos que Miguel Núñez expone en su artículo, y entraré en ellos para intentar refutarlos:

Actualmente la propia propuesta, la conclusión mejor dicho, sería ilegal. No así tanto el camino. Quiero decir que si, dentro de los Estatutos y la Constitución, los grupos políticos mayoritarios de determinada Autonomía apostasen, explícita e inequivocamente, por la segregación, digamos que la legalidad vigente “implosionaría”. Se entraría en una paradoja jurídica interesante; aunque los Estatutos no reflejan esta posible situación, serían los propios Estatutos las primeras víctimas, y teniendo en cuenta que la Constitución se sostiene sobre una lógica piramidal evidente, de la sociedad el Estado y no al revés, una posible Asamblea Constituyente de Cataluña o Euskadi sería, no tanto ilegal, que también, si no sobre todo alegal, es decir, no estaría reflejada como contrapuesta en una figura legal explicita, pero su desencadenante evidente sí sería contrario a lo consagrado como exclusivamente lícito en la Constitución y Estatutos.

Aunque es cierto que en la Constitución no se contempla la opción de una asamblea constituyente catalana, por poner un ejemplo, es también un subterfugio legal para eludir un problema político. Si planteamos la situación extrema en que un 90% de la población de Catalunya decide que su deseo es fundar un estado propio, sólo nos podemos oponer por dos vías: la viabilidad del estado catalán lo hace ridículamente imposible, o bien existe un fundamento de lo que intenta defender esa constitución, de esos principios de derechos básicos que estemos violando por el hecho de buscar vías extraconstitucionales y alegales para conseguir la independencia de un territorio.

[@more@]

Por viabilidad del estado Catalunya es equivalente en muchos sentidos, por población, cohesión social, incluso en riqueza por cápita, a algunos estados europeos y ese no sería el verdadero problema, ese no sería el problema como bien indica el mismo autor en su artículo, el problema radica tal vez en que haya principios democráticos que la constitución salvaguarda que se vean violados por un proceso de independencia alegal.

Al haber un apoyo social más que evidente hacia la independencia el estado no estaría sirviendo a esta comunidad política si enfrentáramos una comunidad política, la catalana, que expresa su deseo de independencia claro y de forma inequívoca, y que no puede ejercer pasos hacia la independencia porqué el resto de la comunidad política mayor a la que pertenece se lo impide. Aquí chirriaría la constitución por ser obviada por un proceso de independencia, pero es posible que el chirrío sea aún más grave en los propios principios que la constitución intenta salvaguardar. La viabilidad del estado español no estaría en cuestión si algunos territorios se segregaran, otros estados más pequeños, han sufrido cercenaciones territoriales más graves sin que se viera comprometida la viabilidad… y por tanto deje a una comunidad política desvalida con un estado extremadamente pequeño y débil incapaz de garantizar los derechos individuales y los servicios del estado del bienestar necesarios. España es viable sin Catalunya y viceversa.

Por tanto la “lesión” que sufriría la comunidad política española por perder los efectivos catalanes, por poner un ejemplo, no justificaría el obligar a la comunidad política catalana a no independizarse. Estaríamos obligando a una comunidad política (y por tanto a los individuos que la componen) a someterse a un proyecto colectivo en contra de su dignidad y deseos personales, sin que, además, esté justificado en un bien superior o en el interés general, sinó en el puro interés de la mayoría que somete a esa minoría.

Y por muy constitucional que esto sea, comienzo a pensar que no sería democrático, o al menos la opción de que los países puedan definir su independencia si la gran mayoría de la población así lo desea tal vez sea más democrático que la actual situación constitucional.

Si el Estatuto aprobado en primera instancia no es segregacionista, hay lugares comunes, si hay lugares comunes, habrá que negociarlo con la otra parte, por eso una delegación autonómica presenta la propuesta en el Parlamento y se debate y negocia allí; es una propuesta de convivencia de esa autonomía con el resto de España, así que no solo es lógica esa frase del proceso, es que además es lo más democrático, y es lo que plantea la Constitución española como proceso de reforma básico para todos los Estatutos de Autonomía.

Primera cuestión y que fundamenta las tesis independentistas. Si los estatutos que se reforman fueran insatisfactorios para los ciudadanos de los territorios potencialmente independentistas porqué constantemente ese debate parlamentario los rebaja en sus pretensiones, es un argumento más bien a favor de las tesis independentistas. Es verdad que la estructura del estado, planteada desde un estatuto más federalista, tiene que ser pactada por el conjunto del estado, eso es cierto, pero si ese pacto no es posible, o resulta insatisfactorio para los ciudadanos de un territorio siempre queda la opción para no pactar.

Las constituciones se han construido sobre alegalidades sobre el sistema anterior y existen diversas experiencias de países que se han constituido en estado a pesar de la legalidad constitucional anterior porqué el peso de la sociología ya no permitía ese subterfugio legal. El capítulo 8º de la constitución española y su indivisibilidad no puede obligar a estar atado a un estado a los ciudadanos de un territorio si estos mayoritariamente y de forma reiterada expresan su deseo de independizarse. Un señor de Murcia ha de poder decidir como será la relación de Catalunya dentro del estado español, como ciudadano de ese estado, pero si los catalanes optásemos por independizarnos, a lo máximo que democraticamente debería aspirar a decidir serían las condiciones en las que marchamos del estado español, no el hecho de poder marchar. Obviamente a fuerza de imponer una legalidad que no es capaz de dar respuesta a un problema político y social como una hipotética Catalunya con el 80% de personas activamente volcadas por el independentismo, o a fuerza de una hipotética coacción militar puede obligar a los catalanes a permanecer dentro del estado español en contra de su voluntad. Pero entonces no estamos asumiendo ciertos principios de la democracia, como es que ningún proyecto colectivo se sobreponga a la dignidad de ningún individuo ni se imponga condiciones draconianas a ninguna minoría [aunque ultramayoritaria en una región], y en base a una constitución que ha de servir a los principios democráticos y las libertades individuales (que se expresan también como reivindicaciones colectivas y proyectos políticos compartidos) estaríamos yendo precisamente en contra de esos principios.

Es obvio que el respeto a la legalidad vigente es algo innegable para que pueda existir un estado de derecho, pero cuando las medidas de reforma llegan a un punto sin retorno, si aunque el independentismo pueda conseguir calar en un 100% de la población de un territorio estos no podrán serlo porqué el resto de ciudadanos de otros territorios del estado no lo desean, estaremos en un punto donde la legalidad estará yendo en contra de sus objetivos que son la convivencia, el respeto de las libertades, la promoción de la autonomía personal, el establecimiento de unas normas de consenso y de convivencia, y la búsqueda de la paz social.

Si la respuesta por parte del “sistema” es en este caso decirle a una comunidad política que aunque consiguiera el 100% de personas convencidas por una opción independentista activa no lo puede conseguir porqué el resto de una comunidad política mucho más amplia a la que pertenecen no les dejará nunca, es cerrar puertas. Yo no puedo aceptar un sistema democrático que cierre la opción a que una comunidad política viable defina su futuro de forma independiente si esta así lo decide, y me cuesta mucho entender como más democrática la opción en la que una comunidad política mayor puede someter arbitrariamente a una menor sin estar justificado por un bien superior (como la viabilidad de la comunidad política superior). Si ese es el mensaje: la constitución marca el límite, nunca podrás independizarte si el resto del estado no quiere, por más que el consenso en tu país/nación/autonomía sea el más amplio, por más que los ciudadanos catalanes lo consideren esencial, nunca jamás podréis independizaros ya que la comunidad política española no lo va a querer; entonces aquí estamos ante un sistema que podría provocar fallos por los cuatro costados.. la constitución ha dejado de servir a los intereses de los derechos individuales y como herramienta de protección de la democracia para ser herramienta de control político de una ideología concreta (nacionalista española) sobre cualquier otra posible forma de funcionar dentro del juego democrático.

En el hipotético caso de que esto se dé, al final la comunidad política catalana no podrá más que ejercer su derecho a ser independientes y de una forma más o menos alegal, con mayor o menor reacción de fuerza y coacciones por parte del resto del estado español, pero sería ineludible que la situación de mayor equilibrio y sostenible en el tiempo y además aquella que es más democrática es en la que Catalunya se vuelve independiente.

Sé que este no es el escenario actual, si tenemos que valorar los resultados electorales y lo que ha decidido la mayoría de catalanes en el referéndum del Estatut, los catalanes no estamos buscando la independencia, sinó otra forma de autogovierno y reducir el déficit fiscal ya que no somos relativamente tan ricos como antes y nuestra solidaridad territorial tiene que ir más acorde con nuestra riqueza actual y el crecimiento que otros territorios ya han tenido. Pero aunque la opción real está muy lejos de que los ciudadanos de Catalunya reivindiquemos la independencia con unas mayorías aplastantes, si que es bueno plantear que en el caso de que esta realidad cambiara, al final hay una salida más democrática que la lectura directa de lo que la constitución contempla como posibilidades a la independencia. La Constitución ha de estar al servicio de las personas y de las comunidades políticas y no al revés, e incluso si su diseño de reforma está hecho para que jamás de los jamases la unidad del estado pueda ser cuestionada, esta Constitución también ha de ser la de los independentistas y si no lo és, entonces es que está mal redactada: la Constitución ha de proteger y dar paragua a los centralistas, pero también a los soberanistas, han de saber que si vencen en su comunidad política van a poder llevar a cabo el proyecto político por el que les han votado, a menos que violen algún principio democrático o provoquen un mal mayor… cosa que hemos visto que no es así.

Por último analizo el tema de la identidad nacional que perfila Miguel Núñez:

Uno puede dormir todas las noches envuelto en la bandera catalana, hablar las 24 horas en catalán, escribir en catalán, y ser así, un perfecto español, sin nada que añadir o quitar. Quizás el mayor error de la derecha española siempre haya sido ese; unir el sentirse parte de este país a una forma única de ser. Sin embargo, otro error de los llamados nacionalismos periféricos es destruir esa convivencia a base de explotar, artificiosa e interesadamente, sentimientos de indignación por la “dominación antidemocrática del Estado español”, y demás cosas, operaciones planificadas desde las cúpulas de ciertos partidos para mantener en un estado de indignación latente a los nucleos duros de sus electorados, que son los pilares de su poder político.

Hoy en día las diferencias culturales ya no pueden ser un problema para nada, y creo que al final, el desenlace lógico es que el PNV, CIU y otros partidos, se reconviertan a partidos que solo se muevan en las dicotomías del eje izquierda-derecha, disolviendo la relevancia del hecho identitario como elemento de juego político, que la importancia que debe tener, como elemento de controverdsia pública, es completamente nulo.

ImageLa identidad nacional no es objeto valadí.. ya hablé de ello en un artículo anterior. La identidad nacional, como otros elementos personales e ideológicos conforman parte de la identidad personal y por tanto son vitales para lo que sienten y viven de sí mismos los ciudadanos. No me siento nacionalista, pero la comunidad política con la que te identificas (o la pluralidad de comunidades políticas con la que te identificas) marca mucho lo que pensamos de nosotros mismos, no es sólo coyuntural de un momento de fervor nacionalista, sinó que configura nuestras personalidades y nuestra identidad. Está totalmente ligado a nuestra intimidad y no podemos considerarlo tan sólo como un mecanismo de control social inducido por X partidos o organizaciones. Para alguien que su identidad nacional no está en jaque puede que no identifique ese problema, si alguien está a gusto con la situación actual no lo verá como un problema o algo importante, pero para los ciudadanos que su identidad nacional no es conforme con la situación real y no tienen reconocimiento institucional de ella no es algo que les deje parados. No estamos hablando de un capricho o una moda.

Por otro lado, lo que también fomenta una desafección con una identidad nacional española es una relación que se percive (y que al menos los números que manejamos desde aquí y que el propio Solbes reconoce) es que esta es insorportablemente asimétrica y que estamos dando más que lo que recivimos y lo que podemos ser solidarios. Que nuestro desarrollo como país se ve lastrado por una asimetría brutal en el tratamiento histórico que desde la administración del estado se ha dado en nuestro territorio. En esto hay bastante cohesión y conformidad y así lo indican las encuestas, como también la postura oficial de todos los partidos con representación parlamentaria excepto el PP y Ciudadanos, ambos bastante marginales electoralmente. Si la identidad nacional catalana es atacada sistemáticamente tanto desde las tribunas periodísticas o políticas, pero también desde los que no la entienden sin pertenecer a la comunidad política catalana, y si el trato que se percive es asimétrico e injusto, el independentismo prosperará, y no sólo eso, la identidad nacional mixta española y catalana será más difícil de mantener.

En esto, a la comunidad política catalana no se la puede obligar a elegir, por el momento si “se quiere más a papá o a mamá”, en una gran mayoría del 80% los catalanes nos sentimos catalanes y españoles en mayor medida una y otra identidad, sin demasiados problemas y sin que ello signifique ninguna dicotomía extraña. Igual que en Catalunya tenemos que velar porqué la minoría extrictamente españolista no se sienta agredida en su identidad nacional, o porqué la mayoría que tiene una parte de su identidad nacional puesta en España compartida con la identidad nacional catalana no sienta cierto repelús al escuchar según que periodista a sueldo público (tal y como alertaba el diputado del PSC, Joan Ferran), desde el otro lado se debería ser cuidadoso en no atacar la identidad nacional de los que sienten que su comunidad política prioritaria es la catalana y no la española.

Comentaris tancats a La viabilidad de la opción independentista

Debate de fondo en la blogosfera sobre socialismo y liberalismo

Estas semanas pasadas ha habido un interesante debate desde la izquierda analizando los valores liberales y su influencia en el socialismo democrático. El “blogodebate” tiene su interés por varios motivos: porqué posiblemente sea una de las primeras veces que se abre este tipo de conversaciones desde la izquierda en la blogosfera sin que se termine satanizando cualquiera de las posturas expuestas, porqué, por fín, no dejamos los valores tradicionales del liberalismo en manos de los que hoy se hacen llamar liberales. Al igual que la redistribución o el socialismo democrático hoy no es patrimonio de un partido o de un grupo en particular, los valores liberales no son patrimonio de un grupúsculo en internet que han llegado a apropiarse incluso de su nombre, retorciéndolo y llevándolo a unas formas concretas y extremas de ultraliberalismo; legítimas y respetuosas pero que no son las únicas formas de liberalismo posibles.

También tiene el interés de clarificar algunos valores liberales desde la óptica de la izquierda, y encontrar como el liberalismo al final cuaja en el socialismo democrático que abomina de sistemas que someten al individuo a proyectos colectivistas, al igual que de sistemas que anulan la autonomía del individuo por falta de posibilidades.

Hacer un relato del debate es algo complicado, aunque uno de los instigadores no ha sido un autor de un blog, sinó un político, que además no acostumbra a ser considerado de los “ideólogos” y es más de trabajo orgánico. Al parecer, el artículo de José Zaragoza, secretario de organización del PSC ha provocado sin diseñarlo ni plantearlo de inicio este debate.

[@more@]

Al principio las réplicas fueron al estilo “ataque” o “defensa”, en parte por el tono de la primera crítica… pero luego esto fué encarrilado hacia un debate más de fondo.

A grandes rasgos todos comparten que los valores del liberalismo histórico son asumidos, al menos a groso modo, por el socialismo democrático o la socialdemocracia. La diferencia tal vez radica en lo que yo entiendo como dos formas de ver la misma moneda… existen los que analizan el liberalismo en sus bases ideológicas y lo ven subsumido dentro del socialismo y no entienden las formas de socialismo democrático sin él, y otros que asumiendo que el valor de la libertad es consustancial con el socialismo democrático pero que no hace falta reivindicar ninguna forma de liberalismo ya que es la ideología que triunfó y si acaso, el socialismo la trasciende.

Bien, no entraré, ya que dí en mi momento mi opinión, pero sí que haré una labor “enciclopedística” de recopilar los artículos publicados al respecto y comentarlos:

Los artículos que inician el debate:

  • Socialismo liberal, de José Zaragoza en La Vanguardia, el artículo que inicia todo el debate, un análisis histórico pero también político de la relación entre socialismo y liberalismo, con ciertos guiños al laborismo.

  • Mas allá de los laboristas hay vida, de Joan Ferran.. Una réplica sin citarlo, al artículo de José Zaragoza desde su mismo partido, desde un punto de vista que intenta replicar la tesis que indirectamente se puede derivar del artículo de Zaragoza.

  • Socialismo liberal, la réplica de Marc Vidal, muy dura a mi entender pero que, como es él, intenta confrontar las ideas de fondo y reivindicarlas desde un centrismo y no desde la izquierda clásica.

Los artículos que le dan un enfoque más de fondo:

  • Socialista a fuer liberal, de Jaume Collboni, que habla del papel de los gobiernos socialistas o socialdemócratas a la hora de reactivar la economía y reivindica que la tradición liberal la derecha dificilmente puede hacer gala.

  • Liberalismo e izquierda: el homo individualista corresponsable, este artículo, de quien les escribe intenta enfocar que el verdadero heredero de la tradición liberal es el socialismo democrático y que el óptimo liberal sólo se puede conseguir si hay mecanismos que compensen al mercado y proporcionen mayor igualdad de oportunidades y un mayor rango de autonomía personal a los ciudadanos.

  • Socialismo y Liberalismo , de Miguel Núñez, donde alerta que el liberalismo no es necesario reivindicarlo, ya consiguió su victoria en su momento y ahora cualquier ahondamiento en esa dirección es hacerle el juego a los “falsos liberales” o al neoliberalismo y abandonar las bases de la socialdemocracia o del socialismo democrático.

  • Socialismo y Liberalismo (1): los valores socialistas ,en este artículo de Lluís Pérez comienza a ahondar aún más en lo que es liberalismo y socialismo, primero analizando lo que son los valores socialistas, en el segundo artículo de esta serie, Socialismo y Liberalismo (II): el liberalismo negativo él plantea lo que son los valores liberales, y en las siguientes entregas, entrará realmente al meollo del debate.

  • Algo sobre el liberalismo, la nueva izquierda y Euston… , el último de esta lista, que no será el último de los artículos publicados al respecto, entra en los valores liberales que tiene la tradición socialdemócrata pero alerta que la reivindicación de estos valores puede ser utilizado para entrar por la puerta de atrás de valores impropios de esta.

En definitiva, hace un tiempo César Calderón y Jose Luís Prieto indicaban que no había blogoconversaciones.. Tal vez, esta, sea una de las pocas veces donde esto ocurre y ocurre además en un tema de debate que no es de actualidad, no está marcado por el combate electoral o partidista (ya que militantes de un mismo partido e incluso dirigentes de este) plantean alternativas totalmente distintas, y es un debate transversal a buena parte de los bloggers de izquierda. ¿A donde llevará?, ¿estaremos haciendo blogoconversaciones de verdad?… Seguramente no es lo que ocurre en lugares como Daily Kos o en Labourspace, pero sí al menos son pequeños regueros de argumentos que se sueltan a la red e interaccionan entre ellos.

Comentaris tancats a Debate de fondo en la blogosfera sobre socialismo y liberalismo

(Humor): El “niño aleman” vs. Güindous

Per aquells que hem patit molts cops com la informàtica es gira en contra nostra, podem veure una versió del famòs "Niño alemán" afectat pel Güindous (Ventanicas para los amigos), hi ha qui s'ho pren molt malament quant l'explorer fa "puf". 

[@more@]

Comentaris tancats a (Humor): El “niño aleman” vs. Güindous

El hielo ártico retrocede por el cambio climático

Este es el titular con el que nos hemos despertado estos días en algunos medios de comunicación. Alguna vez he criticado que en esto del clima el “casismo” y el sensacionalismo son malos consejeros. Hay evidencias muy profundas sobre el calentamiento global, las causas de él, principalmente antropogénicas y el debate científico es lo suficientemente serio y fundamentado como para recurrir a efectismos periodísticos.

Image

Pero en este caso es importante, ya que se ha acusado al IPCC de alarmismo en sus informes y de responder a la lógica de las malvadas burocracias estatales y de la ONU (que vete a saber que intereses puede tener la ONU en racionar las emisiones y así incrementar el coste de producción de energía..), se nos acusa a los ecologistas de “ecólatras alarmistas anticapitalistas y antiestadounidenses”.

Es importante porqué las predicciones del IPCC eran algo menos alarmantes que el caso actual. La capa de hielo del ártico ha tenido un récord de retroceso, y si esto prosigue así, hacia el 2013 se podrá navegar sin miedo a encontrarse una capa de hielo hasta el mismísimo polo norte. El sueño mítico del paso del norte, libre de hielos tal vez se pueda producir por la falta de hielo en el ártico durante el verano.

Las causas, no son esencialmente anomalías, tal y como indican en realclimate, el hielo ártico ya ha ido perdiendo espesor año tras año y el contínuo calentamiento del mar y la atmósfera ha ido laminando la capa de hielo. Y este año “nos hemos dado cuenta” de que simplemente termina desapareciendo. Aunque en este invierno parte de ese hielo lo recuperaremos, igual que los glaciares de montaña que ganan neveros y masa de nieve durante el invierno, pero es mayor la cantidad de hielo y nieve que se pierde durante el verano, es posible que el futuro del ártico sea así.

[@more@]

Hay 3 posibles escenarios: a) El hielo no se recuperará, b) El hielo se recuperará en parte pero año tras año irá retrocediendo, c) es un caso excepcional y no hay calentamiento global.

Obviamente la más probable y compatible con los modelos climatológicos es la B), pero habrá quien para mantener el chiringuito.. digo la responsable labor de estar a salario de un lobbye negacionista indicará que es un caso excepcional. Igual que el retroceso de los glaciares de montaña, o el incremento del nivel del mar, o el aumento de la temperatura atmosférica superficial… todo un conjunto de excepciones maliciosas que han urdido los ecologistas y el comunismo internacional para sabotear la buen labor del capitalismo.

Lamentablemente la administración de EEUU vuelve a poner trabas en la Conferencia de Bali para intentar alcanzar un acuerdo en esto de las emisiones de CO2… De nada importa que el IPCC haya hecho unas predicciones muy responsables y contenidas, tanto que en algunos indicadores y efectos la realidad corre más rápido que las propias previsiones del IPCC. Es algo que también, y sobretodo, los ciudadanos del primer mundo les debemos a los ciudadanos de los países en desarrollo, que serán los que primero y con más dureza sufriran los efectos del calentamiento global, si no exigimos a nuestros gobiernos que cumplan con los acuerdos internacionales e incluyan en las agendas la lucha contra el calentamiento global, no estaremos cumpliendo ni con nuestros vecinos del “sur” ni con las generaciones más jóvenes. Por cierto, la lucha contra el calentamiento global no tiene porqué estar reñida con la creación de empleo, que tampoco esto sirva para esconder regulaciones de empleo o reducción de la masa salarial en el conjunto de las economías… si alguien tiene que comenzar a recortarse el pastel son los beneficios empresariales y los grandes salarios de los directivos que han aumentado mucho más que los salarios de los trabajadores, pero esto es harina de otro costal.

Disclaimer: Como preveo que este artículo será muy leído por los bloggers que siguen el juego del negacionismo les alerto que antes repasen algunos de los artículos publicados al respecto y que recopilo al final del todo sobre las causas del calentamiento global y el conjunto de respuestas de argumentario que suelen sacar.

La gran falacia de "The Global Warming Swindle"

Manifiestos chungos y la diferencia entre la opinión científica y la opinión de los científicos

La falacia negacionista del calentamiento global: la predicción de una glaciación en los 70

A vueltas con las falacias negacionistas del cambio climático

De la insuficiencia de Kyoto y su necesidad

La cuantificación económica de los efectos del cambio climático

¿Kyoto un fraude?

Alguna prueba tangible del calentamiento global

Calentamiento global V: consecuencias del calentamiento

Calentamiento global IV: las emisiones de gases invernadero

Calentamiento global III: la principal falacia de los que lo niegan

Cambio climático II: causas de este calentamiento

Calentamiento global I: ¿hay o no hay calentamiento global?

Comentaris tancats a El hielo ártico retrocede por el cambio climático

En defensa de Joan Ferran y su crítica a TV3

Desde que a Joan Ferran se le ocurrió salir a criticar TV3 y Catalunya Ràdio e indicar algunas de lo que a su parecer son fallos de la televisión pública nacional de Catalunya, se le han lanzado a deguello media blogosfera soberanista. Los apelativos para nada cariñosos, que si sectario, que si españolista, etc.. etc…

Aunque mi opinión no es coincidente con la de Joan Ferran al 100% sí que me sorprende que muchos de estos que hoy le llaman sectario al diputado socialista, pueden decir sin tapujos ni problemas que la COM-Ràdio es sectaria o que el Periódico es el diario de los socialistas y nadie se les ocurre llamarles nada.

Es curiosa esta reacción, porqué si alguien que representa ciertas sensibilidades sociales y no está en la parra como “Ciutadans” y que se mueve dentro del consenso de la convivencia política en Catalunya indica cierto malestar con la realidad que proyecta TV3 y que no es coincidente con la realidad que viven una gran parte de los catalanes, yo me alertaría e intentaría indagar que pueda haber de verdad. En lugar de saltar todos como impelidos por un mismo látigo eléctrico, hasta el punto que casi parece que en este tema convergentes y republicanos se hayan reenviado los argumentarios del partido para coincidir en la reacción, el tono excesivamente agresivo y la virulencia en los ataques personales, yo me habría parado a mirar como funciona nuestra TV3.

[@more@]

Es verdad que TV3 no está ni de lejos ni tan condicionada ni es tan sectaria como claramente ofrecen algunas otras televisiones públicas (como TeleMadrid, para que engañarnos) y que TV3 es de las pocas cadenas en ofrecer programas como “Polonia” donde atizan a diestro y siniestro. Catalunya Radio puede que sea harina de otro costal, pero en general la radiotelevisión pública catalana es de una calidad y pluralidad que no se alcanza en muchos otros territorios. De ahí, también, es la pasta invertida en ella.

También es destacable que en TV3 al menos, se vuelve a hablar de España en algunos programas al menos, sin tener que recurrir al “estat espanyol” casi como un eufemismo, que como discutía un día con Lluís, la política española aparece sin problemas en los telediarios de TV3 y la realidad del resto del estado se le dá un vistazo. Es posible que hayamos perdido el anticiclón de las azores, esencial para entender el tiempo en Catalunya… ese ser ominoso que amenazaba con traernos trombas y aguaceros cuando decidía retirarse.. pero es verdad que TV3 no ignora España.

Pero aún teniendo en cuenta todo esto, es verdad que la radiotelevisión pública catalana ofrece cierta cosmovisión, que no visión partidista o sectaria, concreta que no coincide con la de una parte importante. ¿Es malo?, bueno, esencialmente no… esa cosmovisión pseudo-soberanista (porqué cualquier soberanista se reiría de mí en la cara y con razón si dijera que es soberanismo lo que destila TV3 y Catalunya Ràdio), o más bien filonacionalista es posible que no esté reflejada en el resto de la parrilla televisiva y por tanto cubren una cierta visión, nacional, televisiva.

Es más, considero que esa visión ha de aparecer, ha de tener su expresión y si el sector privado no la ofrece, igual que el sector privado no ofrece una televisión generalista puramente en catalán, es el sector público la que lo debe ofrecer. Pero aún asumiendo esto, es verdad que hay una “costra” como indica Joan Ferran que hace que digerir según que programas o según que consignas que los grandes capos de TV3 tienen asumida de forma muy cultural y arraigada, que huele a pujolismo añejo, el mismo que destila casi todo el arco parlamentario, ya que estamos, sea muy difícil para los que no nos identificamos con ella.

Es un tamiz, una patina pseudonacionalista, porqué me es difícil llamarla nacionalista, que “embafa” todo un poco… ciertos sesgos en los tertulianos, ciertos temas de debate, cierto tipo de preguntas.. hacen que me sean menos interesantes. TV3 tiene grandes profesionales, pero también estos, en especial los grandes líderes, están imbuidos de esa cosmovisión compartida, de proyecto de televisión nacional pseudonacionalista con la que la creó Pujol… y que en cierta manera eso lo entela todo.

Hablar de ello no está mal, entrar en el tratamiento que tal vez se le da al President de la Generalitat, ya no en los informativos, sino en general en las tertulias, casi ignorándolo, es algo de interés general, y meter el dedo en este tema no creo que merezca según que calificativos.

¿Que podemos estar orgullosos que nuestra televisión pública comparada con otras es de mayor calidad?, sí, pero eso no la hace perfecta y exenta de crítica; por ejemplo, aún estoy esperando que reproduzcan una sóla noticia sobre la violación de derechos laborales y sindicales que ha denunciado la UGT contra el Corte Ingles. Y criticarla no es malo.. puede ser erróneo, pero no es malo, e indicar la costra no merece tal reacción.. por mucho que nos queramos la televisión pública catalana.

1 comentari

Republicando un post de un tercero: “Joan Ferran: En honor a la realidad”

Mi amigo y compañero David F., que aún no se ha lanzado mucho en este de la blogosfera pero es articulista habitual de socialdemocracia.org, me ha pedido que republique este artículo suyo en mi bitácora.

No es lo habitual puesto que el blog es algo muy personal que no acostumbra a "prestarse" como la moto, el cepillo de dientes o la agenda con los teléfonos de las relaciones más que amistosas.. pero en este caso haré una excepción, y me reservo el derecho a poner mi opinión en un futuro post


 

 

JOAN FERRAN: EN HONOR DE LA REALIDAD

El diputado socialista del parlamento catalán Joan Ferrán tuvo la osadía de mostrar la realidad del ente público catalán (TV3) en una entrevista en el periódico. Unos lo han catalogado de denuncia, otros de acierto, pero el detalle que se escapa a la mayoría de los sentenciantes es que su manifestación no fue una opinión, entendida esta como una verdad subjetiva, sino una realidad objetivable.

En fin, craso error de Joan Ferrán mostrar la realidad cuando en política en este país se suele hablar de verdades. En el fondo a casi nadie le interesa la realidad y esta realidad cuando está tan y tan asimilada, su desenmascaramiento adquiere la categoría de herejía. Joan Ferrán al verbalizar y manifiestar lo obvio se convierte en hereje. Queremos verdades, sí, bajo la ficción de una sociedad como la catalana que pasa por ser una especie de iglesia laica. Sí, la realidad duele cuando está a nuestro nivel, la realidad nos hace padecer la insoportable levedad del ser.

Porque efectivamente TV3 y Catalunya Ràdio no son neutrales, objetivas, plurales y sin sesgos partidistas (palabras pronunciadas por el hereje). Y quizá otra frase la cual supuestamente no fue acertada por el hecho de ser sincera aunque es más que evidente que los medios audiovisuales públicos catalanes tienen una especie de “crosta nacionalista”. Llegados a este punto aconsejo cambiar la palabra costra por coraza y así todos contentos y las delicadas sensibilidades burguesas no son ofendidas. Joan Ferrán uno de los pocos políticos hijos de la ilustración que queda en activo en una izquierda absolutamente post-modernista, se refería (se sobre entiende) a una capa epidérmica que recubre el ente público, una especie de piel y no al significante crosta en su sentido médico, sea se: capa epidérmica formada por restos de tejido epitelial y sanguíneo. No hay equívoco: la realidad ofertada por él (quién demonios podría quererla) no ha sentado bien al cuerpo entero nacionalista, dígase CiU y ERC, y los ecosocialistas post-post modernistas.

[@more@]

Y claro, todo hijo de buen vecino que ve o alguna vez ha visto TV3 ante estas declaraciones más que condenarlas, caso de no tener ningún tipo de contaminación o implicación política, piensa: bonito descubrimiento, esto ya lo decía yo cuando inauguraron la cadena hace más de veinte años. Otros: este tipo ve un día por casualidad TV3 y descubre algo como el pan con tomate, y otros: ah, ¿pero eso no es lo normal?

Con el tiempo que esto que Joan Ferrán denuncia lleva sucediendo, lo habíamos aceptado como si de la paternidad transmitida se tratara. Todos entendemos que cuando TV3 dice la nostra, (la nuestra) se refieren efectivamente a la seva, (a la suya) sea se la televisión de CiU. También entendemos que al ser la televisión del régimen de Pujol es lógico que siga bajo su control, para algo fue su padre. A nadie le gusta que venga alguien y le diga: mira tú padre no es tú padre, son otros, toda la ciudadanía. Pero no, viene un diputado, te habla de servicios públicos, que si transparencia democrática y uno piensa: una televisión pública sufragada con los impuestos de todos los ciudadanos no debería ser partidista, monocolor y una larga serie de adjetivos los cuales doy por eludidos. ¿Cómo se le ocurre hablar de realidades y no de verdades? Con lo tranquilos que estamos ya que bastante pena tenemos con la programación de TV3: salvo el fútbol, el Polonia (con costra incluida) y alguna película que muestra realidades anatómicas, muy divertida sin ser de todos no lo es.

Joan Ferrán los tiempos han cambiado; nadie quiere realidades. Estos azarosos tiempos quieren verdades enlatadas como la misma televisión que usted ha tenido el atrevimiento de desvestir en público. Reclaman verdades sacralizadas, ¿para qué mirar, para qué pensar? Hay que insistir en el hecho que la corrección política es hablar de verdades no de realidades, no de costras, no de injusticias y manipulaciones silentes. Desterremos los usos del leguaje políticamente incorrecto, la asepsia en la política sobre todas las cosas.

Catalunya acostumbrada a una única verdad, sacramental, de este nuestro Mustafa Kemal Atatürc, Jordi Pujol, no tolera la humanización, el lenguaje, la bajada a la realidad. Porque estimable señor Joan Ferrán, lo que usted ha hecho en esta ocasión (y en otras) es mostrar la insoportable levedad de la realidad.

1 comentari